¿Cómo tomar decisiones Bíblicas?

por Eliezer Pérez

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” 2 de Timoteo 3:16-17. 

Cuando Pablo escribió al joven Timoteo esta segunda carta, él ya estaba sentenciado a pena de muerte por parte del gobierno romano. Se dice que Pablo era ya anciano cuando le escribió al joven evangelista.  Estos pasajes constantemente son utilizados por miles de cristianos para enfatizar que los sesenta y seis libros de la biblia son inspirados por Dios. Y aunque esa sea una verdad, el motivo del texto no es ese. 

Aquí el apóstol le instruye a su joven discípulo sobre el poder que radica en las Sagradas Escrituras para la toma de decisiones. Y como estas son la fuente para que el hombre o la mujer de Dios alcance la madurez. 

Las decisiones son parte de la vida de las personas. Esto incluye a los cristianos. 

Cuando miramos a nuestro alrededor observamos que la ética esta en peligro en la actualidad. Su ausencia se observa en la política, en los negocios, el trabajo, los amigos, la familia y hasta en algunos de los que decimos ser cristianos. 

Es muy normal que una persona no cristiana siempre recurra por los caminos más fáciles sin importar si esto esta bien o no. Pero es chocante cuando un cristiano busca también estos caminos como una alternativa a sus problemas. 

Todo el mundo tiene sus códigos éticos, sin importar la religión y cultura. Pero algunos de esos códigos están sujetos a los valores que rodean al individuo.  Y nosotros como seguidores de Dios sabemos que la ética que rige dada por Dios es la que en realidad gobierna al mundo y algún día tendremos que darle cuenta a Él por lo que hacemos en esta vida. 

¿Que es ética? 

  • Disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano.
  • Conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran el comportamiento humano en una comunidad.

Como ya mencionamos anteriormente la ética en general son ese conjunto de costumbres y valores que se crean a partir de la creencia y culturas. Pero nosotros para esta lección de cómo tomar decisiones Bíblicas cuando hablemos de ética nos referiremos exclusivamente a la ética cristiana. 

¿Que es la etica Cristiana?

  • Son los principios y valores derivados a partir de la naturaleza y Palabra de Dios por el cual actuamos.
  • Son los hechos y actitudes que reciben la bendición de Dios y cuales no.

Aunque en la Biblia no aparece la palabra “ética” se sobrentiende que los cristianos seguimos una norma. 

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene” (Colosenses 3:1-6).

Las cosas de arriba son las que Dios ha establecido que le agradan y aquellas a las que debemos renunciar son las que Dios no aprueba. Esta norma de Dios debe ser entendida que no solo es para los que han renacido en las aguas del bautismo sino que incluso sus leyes también son para los no cristianos. De modo que por sus códigos éticos, todos debemos en algún momento arrepentirnos de nuestros pecados.

El apóstol Pablo dijo: “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30). Seria un error pensar que Pablo estaba llamando a arrepentimiento solo a cristianos y solo quienes eran cristianos en Colosas debían sepultar su carnalidad. 

De hecho en la historia hemos escuchado el famoso Código de Hammurabi que ha sido fechado hacia el siglo XVIII a.C en Mesopotamia. Que consiste en un conjunto de leyes para organizar y controlar la sociedad.  Este código quizás existió mucho antes de la Ley de Moises pero ya establecía penalidades para los mentirosos: “Si un señor aparece en un proceso para (presentar) un falso testimonio y no puede probar la palabra que ha dicho, si el proceso es un proceso capital tal señor será castigado con la muerte.” De Hammurabi conocemos la famosa ley del Talión: “ojo por ojo, diente por diente”. 

Esto nos muestra que desde mucho antes el hombre siempre necesito una norma para poder vivir correctamente independientemente si eran del pueblo de Dios o eran de ciudades extranjeras. Entonces si la ética es esencial en la sociedad común, la ética que Dios exige es mas importante.  

El hombre siempre ha necesitado de normas, que regulen su comportamiento. Si como ciudadanos entendemos que existen faltas que traen consecuencias a nuestra vida y no vamos en contra de ellas por ser hechos de ley. También debemos entender que existen cosas que aunque no sean penadas judicialmente son igual consideradas faltas éticas. 

La Biblia siempre ha enfatizado la buena conducta. Y que la conducta es el resultado de lo que el ser humano guarda en su corazón. Santiago 4:1 dice “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?”  Jesús fue más especifico no solo al condenar las acciones sino también los pensamientos, Él dijo: “Cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio.” (Mateo 5:22), también dijo: “Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:28). 

Algunos cristianos creen que Dios condena solo las acciones son condenadas por Dios. Sin embargo las palabras fueron las siguientes: “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen.” (Marcos 7:21-23). 

De modo que en la Biblia, si buscamos agradar a Dios no es suficiente las acciones por sí solas, sino también que las intenciones o las emociones deben tener los motivos adecuados. Entonces para Dios ser personas buenas significa ser espiritualmente buenas y que nuestras acciones sean el resultado de lo que tenemos por dentro. 

 Romanos 8: 5- 9 dice: “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu…los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden…Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.”  Los hijos de Dios deben en consecuencia vivir conforme a la norma del Espíritu. 

En resumen llamamos Etica cristiana a lo que Dios pide de nosotros para que cumplamos. Esas no solo son acciones, sino también emociones. La ética cristiana tiene a Dios como juez quien ve y conoce lo que nosotros hacemos y pensamos.  

¿Influye la cultura en la toma de decisiones? 

El entorno que nos rodea influye significativamente en el proceso de la toma de decisiones, tal como la cultura. Por ejemplo en ciertos países hay situaciones legales que nosotros consideramos amorales (no moral). Una de ellas es la Poligamia, matrimonios arreglados, etc. Y quienes hayan crecido en ese ambiente creerán que es lo correcto porque ese fue el modelo que se considero aprobado. Y por lo tanto siempre tomaran decisiones iguales a estas.   

La cultura se define como un sistema de significados (creencias, valores, normas, actitudes, conductas, conocimientos, habilidades…) Cada país tiene su propia particularidad. Cada individuo tiene características propias del comportamiento de esa sociedad. En algunas partes la mentira puede ser considerada muy ofensiva para los ciudadanos, pero en otras puede ser considerado como algo leve que no necesita ser sancionado. Pero a la luz de la ética cristiana o de los mandamientos dados por Dios la mentira siempre será un engaño sin importar el contexto en el que se encuentre. 

Incluso algunos cristianos convencidos, creen que la Palabra de Dios es la verdad y que puede guiarnos a la salvación. Sin embargo existen ciertas viejas practicas arraigadas que consideran que no comprometen su cristianismo. Por ejemplo: Si se brindara un sistema de ayuda para los más pobres de la región, algunas personas con recursos, sueldos, aun se enlistan cómo quienes no tienen tampoco ingresos. Esto es también una forma de engaño (mentira).  

Otro por ejemplo es sobre los juegos de azar, aparentemente es la manera más rápida de conseguir buenas finanzas. Y así existen muchas formas o maneras en la que comprometemos nuestra condición como cristianos. 

Hacernos de los más astutos y sacar provecho de una situación no es bueno en ningún caso como hijos de Dios.  Tenemos ejemplos Bíblicos de personas que necesitaron ser en cierto sentido desarraigados de costumbres que no eran buenas aunque estas fueran culturales, como lo fue Abram que luego fue llamado Abraham. Él expuso a su propia esposa a pecar al pedirle que dijera que era su hermana para salvar su propia vida del Faraón (Genesis 12:11-15).  En otro tuvo una relación con su sierva Agar aun con el consentimiento de su esposa (Genesis 16:1-4). Y otro fue su nieto Jacob, compro la primogenitura aprovechándose de Esaú (Genesis 25: 29-34), el recibió por engaño la bendición del primogénito (Genesis 17: 18-24). 

No estamos diciendo que la cultura sea mala, sino que en ciertos momentos debemos analizar si esta influye negativamente en nuestra condición como cristianos.

¿Cuál seria la solución?

Quizás la aparente solución al problema que podrían enfrentar los nuevos cristianos. Se percibe cuando los escritores del nuevo Testamento usaron una manera sutil de enseñar que ahora pertenecen a un nuevo entorno. Las personas del primer siglo conocían sus propias cultura sea gentil o judía, al mismo tiempo reconocían el poder de un gobierno en turno “romano” y como este dominaba las distintas naciones. 

Cuando Pablo fue a Filipos según el libro de los Hechos sabia que los ciudadanos de dicha ciudad tenían el derecho de ser considerados ciudadanos romanos, votar por el gobierno y tener la misma forma de gobierno. Pues, entonces eran muy celosos de no perder ese derecho. Asi que de manera anticipada el apóstol relaciona su nueva etapa de cristianos llamándolos “ciudadanos del cielo” (Filipenses 3:20). Un nuevo derecho, una nueva ciudadania que también exigía un nuevo estilo de vida, observe lo que también se dice a los corintios en 2 de Corintios 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”       

Pedro también tuvo esto como meta para eliminar los posibles problemas culturales y de conducta en los cristianos. Plasmando en la mente a sus lectores que en este mundo son como “extranjeros y peregrinos”y que como tal deberían mantener una manera de vivir adecuada entre los que no conocían a Dios. Véalo en los siguientes pasajes: “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obra” (1 de Pedro 2:11-12)

Como cristianos debemos de entender que aunque sigamos siendo ciudadanos de una nación en particular y mantengamos nuestra identidad cultural. Al momento de ser cristianos aceptamos ser ciudadanos del cielo y una obedecer a la forma de gobierno de Dios. Y nuestra conducta está regulada por sus leyes y no por nuestra idiosincracia. 

¿Cuál es el estándar para tomar decisiones?

Un estándar es modelo o punto de patrón de referencia para medir o valorar las cosas. Cuando nosotros tomamos decisiones debemos no solo debemos evaluar si estas decisiones son buenas o malas. Sino preguntarnos ¿Por qué es buena? o ¿Por qué es mala para mí? 

Cuando Pablo se dirigió a la efesios en su carta les enseño que que no solo deben obedecer las normas de Dios sino que también deben imitarle. Efesios 5:1 dice: “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados” esto en ningún caso abre paso a una doctrina filosófica sobre que una persona puede llegar a ser un dios, sino que debemos reproducir nuestra conducta o en manera muy en semejanza a la de Dios. Pero para ello debemos conocer lo que la Biblia dice sobre Dios. 

Son muchos los pasajes de la Biblia que hablan sobre el carácter de Dios. El apóstol Juan dice en su primera carta: “Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.” (1 de Juan 1:5). El hecho que se describa a Dios como luz es primeramente una evaluación moral de su carácter. Él moralmente es correcto y no habita nada de corrupción en su ser. Él es el estándar por excelencia en rectitud. Hay que entender que según las Escrituras Dios es objetivo, su carácter y norma no se ajusta según las condiciones. Sino que son las mismas en todas partes y se aplican en todas las condiciones.  

Jesús dijo también: “Sed, pues, vosotros perfectos, cómo vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48). Al decirlo el Hijo de Dios quien proclamo las palabras propias de Dios también implica que no existe otro estándar moral mayor que Dios. Pedro también dice lo siguiente en una de sus cartas: “sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (1 de Pedro 1:15-16). Todos debemos practicar una buena conducta dado a que como hijos de Dios debemos ser como Él en moral. 

Otro aspecto que debemos aprender sobre Dios como estándar es que su Palabra y justicia son rectas. Observe este conocido pasaje: “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.” (Salmos 119:105). Su poderosa palabra no solo proclama su voluntad sino que proporciona la suprema guía de vida para el ser humano. Esto tiene sentido para un cristiano honesto al saber que el mismo Dios que creo el mundo puede proporcionar el manual para conducirnos en el. Jesús en la llamada oración sacerdotal del evangelio según Juan dijo: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Su palabra es la que tiene el poder para santificar (preservar, apartar) porque es la verdad. 

La verdad siempre ha sido objetiva y no relativa. Muchas personas han discutido sobre qué es la verdad. Pero como cristianos debemos reconocer que la Verdad radica en Dios. Y todo lo que Él no practique o no forme parte de su ser y no apruebe no puede ser en ningún caso la verdad. 

Filosóficamente el hombre no es libre, porque siempre estará sujeto a un sistema. Siempre debe comer, debe dormir, debe de alguna forma ganarse su sustento, de alguna forma necesita compañerismo ya sea con sus amigos o pareja, etc. Así que pensar que uno puede cambiar las cosas simplemente porque así lo pensamos es un error.  Y de la misma manera creer que algunas practicas no necesitan ser evaluadas al margen de Dios también es un error. 

Algunos ejemplos para evaluarnos

  • ¿Qué dice Dios sobre la inconstancia? La inconstancia es incompatible con Dios. Santiago dice 1: 8 “El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.” Mi decisión debe ser entonces ser una persona constante. Por supuesto que no estamos diciendo que uno debe ser aun constante con aquellas cosas que son malas y necesitamos abandonar como el alcohol, el cigarrillo, etc. Estas cosas en si no producen ni están acompañadas de un ambiente agradable para el cristiano. 
  • ¿Fue Dios grosero o qué dice sobre la grosería? Dios en todas sus platicas con sus siervos en ningún momento trato mal a sus siervos aun cuando necesito exhortarles. A Jonás, a Elías, a Jeremías, y Moisés. Siempre tuvo paciencia y supo como tratarlos en sus momentos más difíciles. Hay momentos en los que perdemos la paciencia ya sea con amigos e incluso con nuestras familias. Pero en ningún momento de enojo tenemos el derecho de decir groserías a otros. Vea Lucas 6:45 “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”  Las groserías siempre se aprenden. Efesios 5: 3-4 dice: “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.”  Para más puede leer Mateo 12: 36-37; Colosenses 3:8; 4:6. Si Dios siendo Dios y dueño aun de nuestras propias vidas, no es grosero ni les dijo groserías a sus siervos. Nosotros no debemos ser groseros ni con otros, ni con nuestra familia.  Entonces nuestra decisión debe ser. No debo practicar la grosería. 
  • ¿Qué dice sobre la familia? Hay tantas versiones actuales sobre que es una familia. Pero la original desde mucho antes de los movimientos activistas es el establecimiento de un hombre y una mujer. Y con ello fue instituido los diferentes roles, tanto del esposo, la esposa y de los hijos a la luz de la Biblia. Si una decisión va en contra del establecimiento de lo estipulado por Dios, es una mala decisión. Por ejemplo: Si la mujer se convierte en proveedora, el esposo no trabaja, y los hijos tienen autoridad sobre sus padres. Por supuesto esto será un caos esta en contra de Genesis 3:19; Efesios 5:25-29; 6:1-3.  Otro caso seria: Si una pareja casada resuelven aun sus problemas cada uno refugiándose en el hogar de sus padres. Y estos resolviendo sus conflictos, esta en contra “dejara a padre y madre” (Génesis 2:24) razón por la cual es una mala decisión. Entonces los consejos de un cristiano a otros debe estar de acuerdo a lo que Dios enseña para que sea una buena decisión.  
  • ¿Qué dice sobre los gobiernos humanos y las obligaciones? 1 de Pedro 2: 13-15 “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;” Romanos 13: 1-2 Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.” ¿Pago Jesús sus impuestos o se negó hacerlo? Mateo 17: 24-27. Dice que sí. Además Él y sus seguidores vivieron bajo el gobierno 
  • ¿Qué dice sobre los negocios? Levítico 19:13 “No defraudes ni le robes a tu prójimo. No retengas hasta el día siguiente el salario de tus obreros contratados” Deuteronomio 25: 13-15 “Usa balanzas exactas cuando tengas que pesar mercadería, y que tus medidas sean completas y legítimas. Así es, usa siempre pesas y medidas legítimas para que disfrutes de una larga vida en la tierra que el Señor tu Dios te da” Job 31: 13-14 “Si he sido injusto con mis siervos o con mis siervas cuando me han presentado sus quejas, ¿cómo podría enfrentarme con Dios? ¿Qué podría decir cuando él me interrogara?” Proverbios 13: 11 “La riqueza lograda de la noche a la mañana pronto desaparece; pero la que es fruto del arduo trabajo aumenta con el tiempo.” Jeremías 22:13 “¡Ay del que edifica su casa y sus habitaciones superiores violentando la justicia y el derecho!¡Ay del que obliga a su prójimo a trabajar de balde, y no le paga por su trabajo!”  Malaquías 3:5 “Y vendré a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos.” [NTV].  Cualquier acción distinta a lo mencionado va en contra los planes de Dios para los negocios. E ir en contra significa tomar malas decisiones.    

Entonces cuando decimos “¿Cómo tomar decisiones Bíblicas?” No nos referimos únicamente a aquellas relacionadas al culto, adoración, y nuestras actividades relacionadas con la iglesia. Tomar decisiones es parte de nuestra responsabilidad y decir tomar decisiones bíblicas significa que cada una de nuestras decisiones deben estar de acuerdo a lo que Dios espera de nosotros en la vida.  

¿Puede alguien no cristiano tomar mejores decisiones que un cristiano?

La respuesta puede sonar ilógica pero hay personas no cristianas que han tomado mejores decisiones que un cristiano. A veces las decisiones simplemente son evaluadas al margen de la experiencia vista o vivida. Y se razona si son buenas para uno o no. 

Un no creyente puede hacer buenas obras, puede ser mejor esposo que un esposo cristiano, mejor obrero que un cristiano, y un mejor ciudadano que un cristiano. Pero las buenas obras por si solas no son suficientes. Así como también la fe solamente no es suficiente si no esta acompañada por las obras (Santiago 2:14-24). Pero si las decisiones y obras de un no cristiano se hacen buscando la atención de Dios pueden ser tomadas en cuenta y de a poco conducirlo a una conversión, un caso de esto se menciona en el libro de Hechos 10 con Cornelio que daba limosnas y oraba a Dios, aún sin ser convertido. Dios le escucho y le puso en su camino a evangelistas como Pedro y algunos acompañantes para que le predicaran el evangelio.  

Las decisiones de un cristiano deben tener un objetivo promovido por esa fé. Hebreos 11:6 dice: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Básicamente el objetivo de tomar una decisión y hacer algo es “agradar a Dios” o “glorificar a Dios”. ¡Hay muchas buenas obras, resultado de buenas decisiones! Pero todas las decisiones deberían ser para agradar a Dios. 

Pablo fue más especifico sobre este asunto en la carta a los romanos diciendo:”Porque las cosas invisibles de él [Dios], su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa…Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.” (Romanos 1:20). 

En general los seres humanos en lugar de glorificar a Dios lo que hicieron fue envanecerse y ser ingratos hacia Dios. El primer y gran mandamiento es “Amar a Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” Para Dios el segundo debe estar en armonía con el primero se debe amar (cuidar, ayudar, etc.)  porque uno esta en obediencia a Dios. 

En resumen no estamos diciendo que los cristianos siempre toman malas decisiones o que los no cristianos siempre toman buenas decisiones. Ni que un cristiano siempre toma buenas decisiones o que los no cristianos están imposibilitados para tomar buenas decisiones. Todos debemos tomar buenas decisiones, pero los cristianos aventajamos a los demás porque tenemos las instrucciones de cómo las decisiones deben ser tomadas según los escritos Bíblicos. Si usted ya es un cristiano le recomendamos que lea las Escrituras y analice los diferentes casos. Busque lo que resulto bueno para esa persona, como eso le dio alivio, o como la persona enfrento esa situación. O qué cosas no debe hacer.   

Algunos consejos antes de tomar una decisión:

  • Crea que Dios lo hizo un ser pensante: Usted fue creado a la imagen de Dios y como tal puede llegar a tomar decisiones inteligentes (Genesis 1:27). Incluso el evangelio debe ser entendido por la persona antes de convertirse. 
  • No tome una decisión apresurada. Considere todas las opciones posibles. Tomar una decisión rápida no lo hace más sabio. Las personas sabias toman su tiempo tanto para responder como para actuar.  Jesús utilizo el ejemplo de un hombre que antes de construir primero se sentó y calculo los gastos (Lucas 14: 28-33). Las decisiones apresuradas pueden acarrear dificultades futuras (Proverbios 21:5) [NTV].
  • No confíe en sus emociones: Proverbios 14:12 dice: “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.” Jeremías 17:9 “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” Mucha gente toma decisiones confiando en sus emociones, pero las emociones son fluctuantes e incluso pueden cegar la razón. El problema de esto es que suena muy lindo pero una linea del tiempo las emociones serán puesta a prueba cuando aparezca la realidad. 
  • Pida consejo a las personas indicadas. Proverbios 13:20 dice: “El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.” 1 de Corintios 15:33 dice: “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” Las platicas vienen con los amigos. 
  • Póngalo en oración. Salmos 24: 1 dice: “De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.” Todas las cosas son de él y deben ser para él (1 de Corintios 8:6). Los hombres y mujeres de la antigüedad antes de hacer algo siempre lo ponían en oración: Nehemías, Ana (la madre de Samuel). 
  • Busque si hay algún ejemplo en la Biblia similar al suyo. Romanos 15:4 dice: “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”. También en 1 de Corintios 10: 6 “Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.” Tanto los judíos como los primeros cristianos leían de las Escrituras para aprender y no cometer los mismos errores. 
  • Considere cuál serian las ventajas de tomar esa decisión, y cuales desafíos le implicaría. Esto quiere decir que esas decisiones deben ayudarnos en una manera. El precio o sacrificio de esa decisión se repercute tal vez en menos tiempo para uno, pero más tiempo para estar en compañía (Un ejemplo de Familia propia).    
  • Considere sus propias debilidades personales. Cuales su propio carácter, y cuales son limitaciones. Si usted es una persona que por nada se enoja y pierde el control, no puede decidir ser un buen padre. Primero debe trabajar consigo mismo y conocerse. Otro ejemplo fácil puede ser de querer estudiar relaciones publicas pero no le gusta socializar con nadie. Etc.       

Conclusión: Puede existir muchos libros y páginas de internet que puedan ser de ayuda personal para la toma de decisiones. Sin embargo existe un solo libro, inspirado por el mismo creador de todas las cosas que pueden ayudarnos a ser sabios. No aprovechar de este recurso que Dios nos ha dado sería una desventaja para nosotros mismos. Esperamos en el Señor que este material pueda de ser de mucha ayuda para usted y los miembros de su congregación. 

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: