Archivos Mensuales: octubre 2011

¿Por qué no dice algo positivo?

por Troy Spradlin

 En vez de decir algo negativo o desgarrador a alguien, ¿por qué no decir algo positivo acerca de alguien y edificarles? Es tan fácil decir algo malo acerca de alguien o para criticarles. Muchos de nosotros somos culpables de esto. He sido culpable de esto. ¿Por qué se nos hace tan difícil decir algo bueno de alguien o encontrar una manera de animarles? ¿Es porque somos tan egoístas que no queremos que alguien reciba algo bueno?

Pablo dijo, “Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás” (Filipenses 2:4). Y antes de esto, él dijo tambien en la misma carta, “compórtense de una manera digna del evangelio de Cristo” (1:27). Si hablamos mal de alguien, ¿cómo es esto comportarse de una manera digna del Evangelio? ¿Cómo es esto buscar lo mejor para el otro? Es así como deseamos ser tratados? (Mateo 7:12) Pienso que no.

Aun cuando tengamos un problema con alguien, o no estemos de acuerdo con otra persona, o quizás hayan pecado contra nosotros, esto todavía no es una razón para hablar mal de ellos. Jesús dijo, “oren por sus enemigos” (Mateo 5:44). Uno puede tener la certeza de que un enemigo no está velando por sus intereses. Sin embargo, siempre debemos hablar bien de otros.

Podemos tener un desacuerdo, pero también podemos hacerlo con amor. Podemos reprender a alguien, pero acompañado de amor. Hay, en efecto, momentos cuando tenemos que ser firme con lalguien, sino que debe estar rodeada de amor. Jesús fue muy firme con los fariseos y los saduceos (Mateo 23:27), pero tambien, Él claramente tenía amor por ellos, porque les perdonó por lo que les hicieron a él (Lucas 23:24).

Antes de decir algo acerca de alguien, pensá en quién está escuchándote. Piense acerca de cómo esto afectará a su forma de pensar de usted como un cristiano. ¿Por qué no dice algo positivo?

La Ira Engendra La Ira

por Troy Spradlin

Uno de mis profesores Biblicos nos dijo: El esposo y la esposa nunca debe gritar …. a menos que haya un incendio! Los argumentos y las palabras de enojo nunca son constructivas para un matrimonio o relación. Las palabras amables que se utilizan con prudencia siempre construye una relación más fuerte. Salomón enseña este principio en Proverbios 15:1-2.

“La blanda respuesta quita la ira …” La gentileza desarmará a los que están enojados. Cuando nos enfrentamos a alguien, nuestra defensa natural es poner un muro o escudo para nosotros mismos. A menudo nos tomaremos represalias con el lenguaje de nuestro propio enojo. Es difícil para mantener la calma y tratar la situación de una manera amorosa. Siempre es mejor utilizar palabras suaves cuando tenemos argumentos duros y los desacuerdos. La conducta de Gedeón en Jueces 8 es un buen ejemplo.

“Mas la palabra áspera hace subir el furor …” Una palabra que causa dolor creará resentimiento. Ira producirá la ira y la cólera engendrará cólera. La utilización de palabras duras o aflictivas en una discusión muy acalorada es equivalente a lanzar nafta en un incendio! Las peleas más se intensificó cuando cada parte sigue utilizando el habla del odio.

“La lengua de los sabios adornará la sabiduría …” A saber qué decir y cuándo decir requiere experiencia y sabiduría. Es lamentable cuando tenemos la intención de decir algo agradable, pero en cambio, causa dolor, porque no se aplicó correctamente. Hay veces que incluso sabios consejos pueden ser tontamente dado.

“Mas la boca de los necios hablará sandeces …” Una de mis frases favoritas es: “Siempre es mejor hacerse pasar como un tonto, que abrir la boca y eliminar toda duda.” Dios nos dio una sola lengua y dos orejas. Debemos tomar la sugerencia de que tal vez debemos escuchar el doble de lo que hablamos. Aprender a escuchar requiere práctica para algunos de nosotros. Esto es natural, pero debemos recordar el proverbio de Salomón y hacerlo con prudencia.

Menos de Mí y Más de Él

por Troy Spradlin

 ¡Mírame! ¡Escúchame! Mira lo que soy! Mira lo que tengo! Mira lo que he hecho! Estas son palabras que podríamos haber oído mucho. Son palabras que tal vez muchos de nosotros pudo haber utilizado. La razón de esto es que vivimos en una sociedad que promueve este tipo de comportamiento. Es a veces conocido como: Ir a la par con el vecino (de la misma maera que el otro). También se manifiesta de muchas otras maneras. Muchos llaman a esto “vivir el sueño.” Pero hermanos, vamos a llamar por su nombre lo que es en realidad,  cuando deseamos estas cosas materiales por encima de todo – se llama ORGULLO.

El orgullo es llamado por algunos como: El pecado más grande. Es más peligroso de lo que parece. Puede entrar desapercibido poco a poco en todos los aspectos de nuestras vidas. Podemos estar orgullosos de nosotros mismos, de nuestros logros, de nuestras posesiones, nuestra raza, nuestra nación, o lo que sea! Aunque no hay nada de que estos son inherentemente malo, es que el orgullo es  la raíz del pecado!

Nosotros, como cristianos, no debemos ser orgullosos! Tenemos que ser lo contrario. Santiago 4:10 nos dice: Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.  También leemos en Proverbios 6:16,17: Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, … Las Escrituras nos enseñan que debemos ser un pueblo humilde! Debemos esforzarnos por imitar la vida de Jesús y exhibir la humildad en nuestras vidas. Dios está preocupado por nuestro corazón. Si somos verdaderamente humildes, vamos a tener el corazón correcto.

Hay un canto conocido titulado: Nada de mí y todo de Ti.  Es un resumen de cómo debemos crecer para ser humilde. La primera estrofa termina con: Todos de mi y nada de ti.  La segunda estrofa termina con: Algo de mi y algo de ti.  El último verso dice: Señor, por fin, he entregado mi corazón.  Ahora bien, nada de mi y todo por ti. Hermanos, vamos a tener esta clase de actitud y no uno de orgullo.

Las Metas Espirituales

por Troy Spradlin

En la portada de mi Biblia he escrito estas palabras: “Mi meta es llegar al cielo.”

Cuando queremos lograr algo que es muy importante para nosotros, a menudo lo hacemos como una meta para lograrlo. Ya sea para completar un proyecto, viajar a algún lugar nuevo, o adquirir un objeto específico que deseamos, por lo general tenemos que esperar el momento para llegar.  ¿No le parece que la espera lleva una eternidad? A veces, con el fin de lograr nuestra meta, es necesario realizar varios pasos pequeños para llegar hacia el logro de la meta final. ¿Verdad?

Proverbios 13:12 dice que uno puede llegar a ser “corazón enfermo” en la espera, pero cuando el objetivo es finalmente completo, o cuando por fin llega el momento que hemos estado esperando, el resultado es una gran felicidad.

¿No debería ser nuestra meta más importante en la vida es ir al cielo? En efecto, la espera puede parecer una eternidad, pero podemos estar seguros de que valdrá la pena al final! Mientras tanto, debemos servir al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, alma y mente (Mateo 22:37-39). ¡Va a ser el mayor logro de nuestra vida!

Proverbios 13:12  La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de vida.

———————————————————————————————–

¿Qué metas espirituales tenés? Pruebe algunas de estas:

• Leer la Biblia todos los días.

• Lea toda la Biblia en un año.

• Orar por todos nuestros enfermos y pobres.

• Visitar un miembro de la iglesia una vez por semana.

• Hable con alguien sobre el Evangelio.

• Llame a todos nuestros visitantes del domingo pasado.

• Enseñe en una clase.

La Familia de Dios en Paraguay

La Piedra Angular de la Comprensión

por Troy Spradlin

Jesús enseñó una parábola sobre un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena y un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca (Mateo 7:24-27). El hombre insensato, perdió su casa cuando llegó la lluvia, ya que lavó la fundación. Sin una base sólida, cualquier estructura está sujeta al fracaso. ¿Sabía usted que el mismo principio se aplica a nuestras mentes?

Proverbios 1:7 dice que “ El principio de la sabiduría es el temor de Jehová: Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” En otras palabras, la base del aprendizaje y el razonamiento es una reverencia y respeto de Jehová.

Cuando aprendemos caminar, o hablar, o leer, primero debemos empezar por lo básico. Debemos construir una fundación. Ese es el principio expresado en este proverbio. La primera lección que debemos aprender es “temer a Dios.” A su imagen nos creó, él es mayor que nosotros y que nos proporciona. ¿Hay algún lugar mejor para comenzar la construcción de la sabiduría que el respeto por la Palabra de Dios?

La Obra del Misionero en Paraguay

Estos son algunos de los informes de los misioneros mensuales (en Ingles):

Mission Report – January 2012

Mission Report – October 2011

Mission Report – September 2011

Mission Report – August 2011